Rodolfo Núñez: “A los jóvenes les aconsejaría ser optimistas, tener un sueño y trabajar mucho”

-       Dada su amplia y diversa trayectoria profesional, ¿qué consejos daría a los jóvenes que salen ahora al mercado laboral y buscan iniciarse como emprendedores?

Rodolfo Núñez - Yo les daría tres consejos muy sencillos: ser optimistas, tener un sueño y una ilusión y trabajar mucho. Creo que esas son las tres recetas para llegar donde uno quiere. Yo lo que intento es transmitirles que se puede llegar, que hay que tener suerte, pero que tiene que encontrarte trabajando. Hay que esforzarse y hay que tener unos valores éticos, pero hay que ser optimista y soñar e intentar alcanzar la manzana, porque normalmente se alcanza.

-        ¿Cree que existe la suficiente conexión entre la oferta formativa actual y las necesidades de las empresas en Canarias? ¿Hemos avanzado algo en estos años?

R.N- Evidentemente hay conexión, pero podría ser mucho mejor. Creo que la universidad debería mirar más a su entorno y a las empresas, tanto a las grandes como a las pequeñas, y adaptar su oferta formativa sin descuidar la que tiene, que es de calidad. Pero sí creo que hay nuevas cosas que se pueden hacer. En la universidad hay mucho conocimiento, pero tiene que enfocarlo hacia las demandas que la empresa realmente tiene. También es verdad que a veces las empresas no somos capaces de comunicar adecuadamente qué es lo que queremos y luego, internamente, resolvemos las lagunas de formación que traen las personas que se incorporan. En los últimos años se ha avanzado, aunque se podría avanzar más orientando el esfuerzo formativo a las demandas de la sociedad.

-       ¿Considera que desde el ámbito educativo se fomenta de manera adecuada la vocación empresarial o emprendedora o continúa prevaleciendo el modelo de trabajador por cuenta ajena?

R.N. – No creo que el modelo educativo universitario transmita a los estudiantes en la práctica valores ciertos que tengan que ver con la emprendeduría, la libertad económica o el desarrollo de la persona a través del ejercicio de la profesión, sino todo lo contrario. Como profesor universitario creo que falta bastante, tanto en la universidad como en la sociedad, que valora muy poco el esfuerzo individual, la creación de empresas o la creación de riqueza.

-       En su opinión ¿qué  puede aportar a quienes afrontan su paso al mundo laboral las experiencias, como la suya, que se transmiten a través del programa Aulas & Empresas?

R.N. – Si los estudiantes son receptivos, puede aportarles mucho porque la experiencia es muy importante pero requiere tiempo y la única forma de intentar acortar ese tiempo es tratando de aprender de las experiencias de otros. Esa condensación de ejemplos, tanto positivos como negativos, de personas conectadas con el mundo empresarial con las que tengan un contacto franco, directo y personal puede ser muy enriquecedora.

Viernes, 8 Abril, 2016 - 10:00